2.- El IER es una institución de educación y servicio a la promoción integral de la vida rural

El IER promueve el Desarrollo del mundo rural mediante la Educación, procurando que cada persona se convierta en promotor de su propio proceso de crecimiento personal y social.

Día a día con realismo y reconociendo su debilidad ha acompañado al campesinado a despertar individual y socialmente, a formarse, a desarrollar sus valores, a elevar su autoestima y a ser libre. Esto, el cristiano lo hace sin condiciones. Sirve a todos, se respetan todos los pensamientos y todos los credos. Y, por esto el IER, que vive de inspiración cristiana, la Iglesia lo estima como legitimo fruto de su espíritu respetando su independencia en su acción educadora.

La educación en su riqueza y en su complejidad es un fenómeno exclusivamente humano. No es mera apropiación de contenidos, sino que es un proceso que exige coherencia ética y una visión integral del hombre, de su dignidad, orientando los cambios hacia mayores cuotas de humanización.

Nuestro compromiso educativo tiene una orientación doctrinaria y moral definida y clara. La educación que imparte el IER se basa y se expresa en y a través de los valores inconmovibles y perennes del cristianismo.

El IER educa desde y para la vida, respetando la originalidad y la sociabilidad de la persona humana. Este proceso educativo pone en el centro a la persona y a la familia y entrega formación para la vida, para el trabajo y para el servicio solidario, con el propósito de contribuir a la construcción de una sociedad más humana, democrática, solidaria y justa.

El IER con realismo acompaña al hombre y a la mujer rural a despertar individual y socialmente, a capacitarse en la verdad y la justicia, a desarrollar sus valores, y a ser libre recordando siempre que estamos insertos y nos desenvolvemos en un contexto socio cultural, compuesto por tradiciones, costumbres, cosmovisiones, tecnología, recursos, desafíos, necesidades e intereses y cambios acelerados.

El IER es una Institución pluralista, respetuosa de todos, acoge al hombre y a la mujer desde su realidad y contexto sin hacer distinciones de credos, pensamientos, tendencias políticas o razas. El IER ofrece, la oportunidad de cultivar la fe creando espacios de acompañamiento y discernimiento a quienes se sientan llamados a ella.

EL IER, consciente que el cambio es permanente, que siempre habrá algo nuevo por hacer, se esmera constantemente en leer “los signos de los tiempos”, tratando de reconocer e interpretar la dinámica de la vida rural y buscando formas para elevarla o transformarla. Tal discernimiento requiere de una adaptación a las nuevas realidades mirando el futuro, con el fin de servir mejor.

El presente y el futuro son y serán distintos a las situaciones y desafíos que se asumieron en el pasado. Muchos son los cambios que se han debido enfrentar en la historia institucional. Así por ejemplo: la ampliación de la cobertura educacional, la mayor demanda por educación y formación y las necesidades progresivas de profesionalización de los jóvenes del campo, condujo oportunamente a optar por la vía de los procesos educativos formales, transformado las Centrales de Capacitación en Liceos Técnicos Profesionales. En el futuro obviamente habrá que responder a la necesidad de crear opciones de educación continua o permanente inclusive de nivel superior. Las funciones que se localizan en el medio rural son cada vez más variadas, tanto en lo relativo a habitación, como a la recreación, turismo, procesos industriales, defensa de la biodiversidad, conservación del paisaje, además de las funciones propias del cultivo y cosecha de los recursos naturales renovables. La formación profesional que el IER ofrezca también tendrá que ser progresivamente más variada.

El IER al cumplir 50 años lee su historia y la del Chile rural con exigencia de futuro, la memoria nos fortalece para crear el porvenir. Sin embargo, como ayer, hoy tenemos la responsabilidad y el compromiso de renovar y repensar constantemente nuestra identidad, de imaginar y recrear un sueño, de concretar, construir y anticipar un ideal en forma realista.

Noticias Instituto de Educacion Rural