4.-  El IER es una institución independiente

El recto, libre y desinteresado servicio que el IER presta a la sociedad, en especial al mundo rural, lo hace desde una perspectiva y posición de independencia, evitando lo que pueda condicionar sus criterios y acciones y lo que vulnere sus convicciones.

No obstante, respeta las ideas rectamente buscadas y valora todo intento  de mejorar las condiciones de vida de los seres humanos y particularmente de quienes trabajen y o vivan en el medio rural.

La posición política y cívica que cada alumno libremente decide tomar frente al contexto histórico y social en que vive, es de su exclusiva responsabilidad.

El IER trabaja para ver a cada persona ocupar un lugar en la sociedad con identidad y coherencia y viviendo sus valores personales y comunitarios en plena libertad.

El IER promueve la responsabilidad y la solidaridad social, y estimula la participación en la vida pública, sea ésta local, regional o nacional.  Respeta y anima a quienes dedican su vida al servicio de la comunidad y a quienes participan en organizaciones  que fortalecen la convivencia, la integración social y el desarrollo.  Su labor educativa contribuye a formar, y destaca de entre los jóvenes, a quienes asumen un sentido de servicio  activo a los demás.

El IER adhiere a los valores democráticos y busca en su labor educadora entrenar para la vida democrática, entendida como la institucionalidad abierta a la participación de todos los miembros de la sociedad en el desarrollo del bien común y de la calidad de vida de las personas, las familias, las comunidades y organizaciones.

Valora muy especialmente la participación en organizaciones rurales culturales, religiosas, vecinales, productivas o económicas, ya que la integración del campo al conjunto de la vida en sociedad ha sido una de sus razones de existir y de servir. La formación de opinión y de conciencia en torno a las nuevas preocupaciones públicas e incluso universales como es la temática ecológica y medio ambiental; la defensa de la biodiversidad, las relaciones económicas internacionales y los procesos de globalización; los progresos tecnológicos y científicos; la seguridad alimentaria; la justa distribución de oportunidades y la necesaria construcción de una convivencia humana pacífica y fraterna, son temas frente a los cuales la educación debe estar receptiva y abierta.

Noticias Instituto de Educacion Rural